Cinco actividades para educar en el consumo responsable

16/03/2018
  • La educación en el consumo responsable es una cosa del día a día, los niños y niñas aprenden con el ejemplo, pero los adultos podemos proponer-les actividades que les ayudaran a entender mejor que sus decisiones afectan a su entorno.

    Mira la etiqueta

    Esta actividad, que es muy divertida y se puede adaptar a cualquier edad, consiste en buscar objetos por casa, por ejemplo la ropa que llevamos, el desayuno, una silla, los juguetes,… y descubrir de donde proviene, de qué material esta hecho, que camino ha seguido hasta llegar a nosotros

    Si el producto es de proximidad, y es posible, podemos proponerles ir a ver de dónde sale y quien lo ha hecho. Si viene de un país lejano podemos descubrir costumbres del país, repasar en un mapa el camino que ha hecho, saber si esta producido en buenas condiciones o no, plantearnos, una vez lo sabemos, si estamos de acuerdo con el origen del producto. Si creemos que no, podemos buscar alternativas, mirar si lo podemos hacer nosotros, escribir cartas a los productores,…

    También se puede descubrir el camino que seguirá cuando ya no lo necesitemos más, si puede ser reciclado, reutilizado, compostado, o bien si acabara en un vertedero.

    Huerto

    Ver crecer su comida, saber cuántos días tarda una lechuga des de que la plantamos hasta que la tenemos en el plato, cuánta agua necesitan las fresas para crecer, cual es la temporada de berenjenas,… Todo esto hace que los niños y niñas valoren la comida y les hace apreciar el trabajo de los agricultores, conocer las diferentes verduras y frutas, y disfrutarlas más cuando se las comen.

    No todas las casas son iguales, unos podrán tener un gran huerto que les proporcionara todo el alimento que necesiten, otros pondrán un par de tiestos en la ventana, pero lo que es importante es la implicación de los más pequeños en su cuidado.

    Visitar un vertedero o una planta de reciclaje

    Una forma de ver el impacto que genera nuestro consumo es visitar un centro de procesado de desechos, sea un vertedero o una planta de reciclaje. Con esta visita, que puede ser virtual, si no queremos o podemos ir físicamente, los más pequeños tomaran consciencia de la cantidad de residuos que generamos, de cómo se pueden o no reciclar  el impacto que tienen en la naturaleza.

    Cocinar, elaborar y reparar objetos

    Preparar galletas para la merienda, su pastel de aniversario, elaborar plastilina o pintura de dedos, reparar una muñeca o coser un agujero de una camiseta pueden ser experiencias que ayuden a los niños y niñas a entender el tiempo, el esfuerzo y los recursos necesarios que implica la elaboración de cada objeto o comida y a valorarlo.

    También les enseña que con pequeñas reparaciones podemos alargar la vida útil de los objetos y que no hace falta tirarlos cuando tienen un pequeño desperfecto.

    Recoger basura del entorno natural

    Cuando vamos de excursión, a la playa, o de camino al cole podemos llevar unos guantes y una bolsa para recoger todos los desperdicios que encontremos. Con cada objeto que recojamos podemos hablar de su material, del impacto que tiene, si de descompondrá, si puede ser peligroso para el bosque o para los animales i las personas,… De esta forma les enseñamos a cuidar la naturaleza y a respetar a las otras personas y animales.

Nonaina


comments powered by Disqus

buscar...

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto